Abel Argañaraz, Nicolás Pérez y Ricardo Gómez celebran uno de los goles del clásico

En el Gigante del Norte, Juventud Antoniana sumó los tres puntos que necesitaba ante Gimnasia y Tiro y de esta manera evitó el descenso directo y junto con su rival ahora deberán jugar un triangular o cuadrangular para ver quien es el único que zafa en esta pelea por mantener la categoría. El "Santo" consiguió una "vida" más e hizo posible esta definición gracias a su victoria por 2 a 0 con goles de Nicolás Pérez y Abel Argañaraz de penal. El "Albo" mostró un flojo rendimiento y una pálida imagen como equipo y dejó preocupados y molestos a todos sus simpatizantes. Hubo incidentes dentro y fuera del estadio. Además en Formosa, San Martín le ganó a Crucero del Norte por 2 a 1 y se conoció que Deportivo Roca protestará su partido ante Independiente (1-4) por lo que el Consejo deberá resolver lo más urgente posible. 

+ Comentario
+ La ficha del partido

Todas las ventajas estaban a favor del local y la mínima chance la tenía el visitante. El empate y la victoria salvaban a Gimnasia y Tiro y solo la victoria le daba una vida más a Juventud Antoniana. Pero el fútbol, es un arte en el que sucede todo lo imaginable y muchas veces todo lo no imaginable.

En la previa, muchos pensaron que de local, esta vez no se le podía escapar al "Albo", primero y fundamental, porque lo rescatable de su pobre campaña y los puntos reales lo consiguió en el "Gigante". Además porque iba a contar con su público alentando y siendo mayoría, ante la limitación cuantitativa impuesta a los visitantes. Todo hacía suponer en la previa que le iba a ser super complicado al "Santo" poder evitar que archirival lo mande al descenso. Tal vez el único sustento que ilusionaba a los hinchas antonianos eran las estadísticas de los últimos años que lo favorecen ampliamente jugando contra este rival, sobretodo de visitante. Algo netamente extra futbolístico.

Pero el propio Gimnasia hizo todos los méritos para acrecentar las chances de su adversario. Lo fortaleció desde el inicio de la semana, cuando su entrenador Daniel Ramasco, decidió cambiar su forma de juego de local. Por la cabeza del técnico pasó seguramente jugar con la desesperación del rival, ser inteligentes y aprovechar sus errores, y de paso cuidarse bien atrás, con mucha gente, no dejando espacios y atacar en la medida de las posibilidades. Por eso, el esquema a priori más conservador lo tenía el equipo que contaba con el abanico más grande de posibilidades de amargar al otro.

Hoy resulta claro que Gimnasia apostó a controlar a Juventud, a replegarse y salir de contra. Eso se vio en cancha hasta que llegó el gol que cambió el partido y el escenario. Dejó absolutamente solo, a la deriva, a su único delantero Enzo Roggio poblando la cancha con mediocampistas para combatir y destruir y también para administrar la pelota. O sea, en conclusión, lo que nos parecía de antemano sucedió y finalmente el planteo "millonario" con el esquema anunciado en el transcurso de la semana resultó un tanto mezquino y amarrete y bastante calculador. 

Por la vereda de enfrente, hay que señalar que sin su ex capitán, Leandro Zárate, entre los 18, desde hace varias fechas, Adrián Adrover le dio en su formación la confianza a los más jóvenes y en sus últimas presentaciones su equipo venía mostrando una mejor actitud en lo ofensivo y nuevamente en este clásico volvió a superar en ese ítem tan clave a su rival. Fue clave lo actitudinal en este partido definitorio. Los jugadores antonianos sabían que para ganar debían atacar y ser contundentes, no les quedaba otra opción. 

Por esta misma razón, es que hoy todos se animan a decir que al triangular (o cuadrangular) el que llega mejor ahora es Juventud. Y a decir verdad, uno debe ser más cauto y señalar que todos llegan con las mismas chances y oportunidades. Por favor, a todos se les pide que no hay que olvidarse que esto es fútbol, donde por lo general se da la lógica y muchas veces no.

Lo cierto es que Juventud deberá seguir en esa línea y Gimnasia está obligado a volver a jugar como antes, arriesgar mucho más y poner más compañía para Roggio, entiéndase Juan Pablo Pereyra, Joaquín Mateo o Luciano Herrera, delanteros que sienten el puesto. 

 

El gol de Pérez: Premio a la actitud y principio del descarrilamiento

Hasta el minuto veintinueve todo iba por el carril normal, o sea todo lo que Ramasco y sus jugadores habían trabajado en la semana estaba saliendo a la perfección. El rival no inquietaba y encima cometía muchas faltas. El partido no era vertiginoso y César Morete tuvo seis tiro libres en campo rival. Roggio tenía compañía porque los volantes por afuera, Macorito y Riera y además Morete lo acompañaban. El resto se abocaba a la misión de esperar y no dejar jugar. 

Todo estaba controlado hasta que a la meda hora de juego, Julio Montero ensayó una pared por izquierda con Abel Argañaraz; el delantero, con la marca cerca de Cazula, metió la pelota en el área. El pase llevaba la intención de buscar a Chavarría, un volante que aparecía como nueve. Sin embargo se pasaron todos pero por atrás y a las espaldas de Fabio Giménez y Ezequiel Riera y para sorpresa de todos los albicelestes apareció Nicolás Pérez, quien ensayó de primera un remate rasante y cruzado que sirvió para abrir el marcador para los de Lerma y San Luis y cambiar y torcer el rumbo del partido.

Este golpe hizo que todas las ideas del local descarrilaran y fue, sin dudas, el principio de la desorientación táctica. Aquí, con este gol, el plan estratégico fue vulnerado para luego con el resultado adverso ser rápidamente cuestionado por sus hinchas. Ramasco confió en sus jugadores y no hizo variantes en lo inmediato. Lo cierto es que Gimnasia no pudo y no supo reacomodarse en ese tramo del partido. 

Encima sobre el final de esta primera etapa Abel Argañaraz probó de media distancia y la pelota dio en el brazo de Cazula, quien sin intención obstaculizó la trayectoria de la pelota. Son esos penales que por lo general no se cobran y obviamente quedan a criterio de los jueces. Gariano se jugó, se cercioró que los pies del jugador estaban dentro del área grande y marcó penal. El propio Argañaraz ejecutó de buena forma y puso el 2 a 0 para que el Santo se vaya al vestuario con una gran diferencia a su favor.

Cambio de estrategias 

Ahora, al inicio del complemento, el que tenía la ventaja era Juventud Antoniana. En un cuarto de hora todo cambió; la situación se invirtió y el que jugó con los nervios de su rival fue el "Santo". Ahora los que hacían más lento el juego y los que se paraban para contragolpear eran los dirigidos de Adrover. Increíblemente, Ramasco no hizo variantes y salió con el mismo once para jugar la segunda parte. 

Juventud fue mucho más cuidadoso e inteligente para manejar el trámite del partido y basado en una gran actitud de equipo luchó, combatió y disputó cada pelota como si fuera la última del partido. Se vino Gimnasia a la carga, ingresó Diego Martínez y parecía que la la única idea de ataque era meter la pelota, vía centros en el área de Juventud para buscar a los delanteros. Abusó de esa forma y quedó en evidencia ante su gente que no había más variantes para revertir la manera de jugar. 

La desesperación en ascenso

Pasaron los minutos y Gimnasia no le encontaba la vuelta al partido. Adrover no lo dudó más y armó una línea de cinco defensores y mandó al mellizo Leonardo Gogna a ayudar a su hermano, a Cárdenas, Pérez y Ramadán. Por su parte, Ramasco eligió a a Mateo para reforzar el ataque. Si bien el recién ingresado demoró unos minutos en entrar en ritmo aportó algo, no mucho, al ataque millonario. El que se puso la lanza en la espalda y se mandó hacia adelante fue Álvaro Cazula quien comenzó a jugar de punta por el sector derecho. Increíble de imaginar pero fue así. Gimnasia sumó gente y se jugó solo en campo de Juventud. 

Mientras tanto, Ricardo Gómez se la ingeniaba junto a Juan Molina para sacar al equipo hacia adelante y elaborar alguna que otra jugada. Precisamente "Momoto" tuvo dos excelentes intervenciones y en una de ellas quedó mano a mano con Leguiza y de no ser por un cierre preciso de Cazula, el delantero hubiera liquidado la historia mucho antes. 

Es cierto que Gimnasia tuvo chances para descontar en los últimos veinte minutos sobretodo y seguramente hasta mereció mejor fortuna en alguna de ellas, como por ejemplo el rebote en el travesaño después de un remate de Roggio y la buena intervención a continuación de Juan Cruz Mulieri sacando con los pies otro remate del delantero millonario. 

Gariano, agregó siete minutos adicionales al partido y tampoco alcanzó para que Gimnasia llegara al descuento. El "Santo" lo ganó de manera justa y fue un premio a su garra, actitud, e inteligencia para jugar esta final. Solo le servía la victoria, fue por ella y la consiguió. Gimnasia y Tiro pagó caro su mezquindad y cuando lo pusieron en aprietos no supo resolver el gran problema. 

Ahora deberán verse la cara nuevamente en otro clásico más. Y esta vez será la última vez en esta temporada de Federal A.

Foto Tapa: Aye Alfaro - Sports Salta. 

 

La ficha del encuentro

Federal A – Reválida
Club Gimnasia y Tiro (Capital, Salta) 0 vs. Centro Juventud Antoniana (Capital, Salta) 2.
Partido finalizado.

Torneo: Federal A 2018/2019.
Fase: Reválida.
Zona: D.
Fecha: Décima.

Formaciones

Gimnasia y Tiro
Titulares: 1- Mauro Leguiza, 2- Álvaro Cazula, 3- Fabio Giménez, 4- Jonatan Hereñú, 5- Pablo Agüero, 6- Agustín Herrera, 7- Ezequiel Riera, 8- Matías Macoritto, 9- Enzo Roggio, 10- Pablo Motta y 11- César Morete.
Suplentes: 12- Facundo Abraham, 13- Gabriel Puzula, 14- Gian Franco Marocco, 15- Ezequiel Giménez, 16- Joaquín Mateo, 17- Juan Pablo Pereyra y 18- Diego Martínez.
Director Técnico: Daniel Ramasco.

Juventud Antoniana
Titulares: 1- Juan Cruz Mulieri, 2- Matías Gogna, 3- Carlos Ramadán, 4- Nicolás Pérez, 5- Gustavo Mendoza, 6- Juan Pablo Cárdenas, 7- Ricardo Gómez, 8- Cristian Chavarria, 9- Abel Argañaraz, 10- Julio Montero y 11- Juan Molina.
Suplentes: 12- Ángel Pedroso, 13- Leonardo Gogna, 14- Diago Giménez, 15- Gustavo Ortiz, 16- Mauro Cachi, 17- Gustavo Ibáñez y 18- Claudio Acosta.
Director Técnico: Adrián Adrover.

Árbitro: Carlos Andrés Gariano (San Lorenzo). Asistente 1: Diego Ignacio Martín (Alcorta). Asistente 2: Javier Caro Aguirre (Casilda). 

Goles: Primer tiempo: 30 min. Nicolás Pérez (CJA), 45 min. Abel Argañaraz (CJA) de penal. 

Cambios: Segundo tiempo: 7 min. Diego Martínez por Matías Macoritto (GyT). 17 min. Leonardo Gogna por Julio Montero (CJA), 20 min. Joaquín Mateo por Ezequiel Riera (GyT), 41 min. Juan Pablo Pereyra por Enzo Roggio (GyT), 32 min. Mauro Cachi por Abel Argañaraz (JA), 36 min. Gustavo Ortiz por Cristian Chavarria (JA). 

Amonestados: Primer tiempo: 15 min. Matías Gogna (CJA), 17' Matías Macoritto (GyT). Segundo tiempo: 28 min. Álvaro Cazula (GyT); 40 min. Juan Molina (CJA) y 46 min. Nicolás Pérez (CJA).

Expulsados: No hubo.

Horario: 17:00.

Estadio: Gigante del Norte. 

La figura: Ricardo Gómez (CJA).