Aprovechando el feriado largo del fin de semana, el motociclismo Super Bike del NOA volvió a pista sobre el trazado original de 3.409 metros del autódromo Martín Miguel de Güemes. Guillermo Pieve fue el salteño ganador del "Gran Premio Benavides Motos" en Súper Sport 600 en el show de las motos. PH: Agustín Coca

Una treintena de pilotos de diferentes puntos del país se dieron cita a la primera fecha del campeonato de motociclismo de velocidad fiscalizada por Confederación Argentina de Motociclismo Deportivo (CAMOD). Atrás quedaron 26 meses de inactividad, pandemia mediante, siendo la primera vez que en este deporte se vuelve a las competencias locales, y se observa una afición numerosa y gozosa de este espectáculo.

La potencia de los motores de alta cilindrada se hizo sentir todo el fin de semana y en especial el domingo con la disputa de dos finales por categoría.

En el debut de la categoría SSP 300cc, la sumatoria global de las finales dejó el triunfo del cordobés Saddam Mascali con KTM y el segundo puesto fue para su compañero de equipo y comprovinciano Gonzalo Didesiderio con la misma marca. Al podio lo completó el salteño Lucas Vargas sobre una Yamaha R3.

La nueva categoría tuvo en pista a los salteños y campeones nacionales Diego Bonfiglio y Juan Zárate, protagonistas por la punta de carrera en la primera final hasta que las dos Yamaha R3 se tocaron, y quedaron fuera de la carrera tras la caída. Esta final terminó con bandera roja, cuando había cumplido más del 75% de vueltas con triunfo parcial para Didesiderio. En la segunda final, el equipo RZ Sport (René Zanata) logró reparar la Yamaha R3 para que Bonfiglio retorne a pista donde largó desde boxes y terminó tercero, pero no le alcanzó para el podio. En tanto, Zárate no salió a pista por torcedura del dedo meñique en la caída en la final inicial.

En categoría Stock 600, el santafesino Diego Ruberto se llevó doble triunfo desde Salta al conseguir las dos finales. Segundo fue el jujeño Julio Moises y el tercer puesto fue para Adrián Laredo de la misma provincia.

Por el lado de la categoría Stock Bike 1.000, el triunfo le correspondió la santiqueño Diego Azar, el jujeño Fernando Orellana resultó segundo y, Javier Espeche de Catamarca resultó tercero.

El cordobés Julián Paredes tuvo doble festejo con la Yamaha R1 al quedarse con las dos finales. En la primera de ellas partió de boxes y logró el triunfo en gran escalada. En la segunda final, Paredes dominó de punta a punta para cerrar como el gran ganador de la fecha. El segundo lugar fue para el jujeño Lucho Martínez, y salteño Juan Cruz completó el podio.

En la veloz Súper Sport 600, el local Guillermo Pieve con la Yamaha R6 se llevó las dos finales en muy buen ritmo de carrera. El segundo puesto quedó en manos del tucumano Miguel Garay con la KTM Duque 890R, y el salteño Fabián Romero en la Kawasaki ZX6 resultó tercero en las dos finales.

En este retorno a pista, el motociclismo SBK del NOA, dejó con ganas de más espectáculo a los fanáticos que quieren otra, pero en Salta será para 2022.

La próxima competencia, cerrando este corto certamen de dos fechas, se correrá en La Rioja dentro de 45 días aproximadamente.